Tropicalización de Tecnologías, una alternativa para las empresas

Los departamentos de I+D+i de las empresas invierten muchos recursos materiales y humanos con la finalidad de generar valor, ventaja competitiva y, asimismo, no infringir derechos de propiedad intelectual. Sin embargo, y sin perjuicio de las acciones y estrategias destinadas a conseguir estos propósitos, es conveniente analizar otras alternativas que permitan obtener resultados eficientes a costos permisibles para la compañía con la misma o similar productividad.

En ese sentido, una de estas alternativas podría ser la “Tropicalización de Tecnologías” cuyo concepto no proviene del idioma español, sino del inglés con el verbo tropicalize, que significa básicamente adaptar un producto o servicio a un mercado objetivo. A pesar de ser una palabra técnica usada generalmente en el argot de la mercadotecnia y el mundo de las franquicias, nada impide que la esencia de dicha herramienta sea aplicable a las invenciones o patentes.

Entonces, adjudicando este concepto al sistema de patentes, la “Tropicalización” vendría a ser la adaptación de las tecnologías o patentes existentes en el estado de la técnica -que se encuentran protegidas en otro territorio- a las condiciones y/o necesidades de un país, empresa, institución o universidad. No obstante, esta adaptación encuentra puntos limitantes con el derecho de exclusiva de una patente, pues resulta imprescindible confirmar que estas invenciones a tropicalizar no se encuentren protegidas por un tercero dentro del país tropicalizante.

Como se puede apreciar, existen diversos aspectos por analizar en la tropicalización, pero sin duda uno de los más importantes es la propiedad intelectual, específicamente en relación a las patentes, puesto que el agente tropicalizante tiene que conocer si la tecnología a importar y/o adaptar está protegida o reivindicada en el territorio. Esto evita que la tropicalización se vea afectada por denuncias por infracción, demandas por indemnización de daños, denuncias penales y otros litigios relacionados al uso, fabricación y comercialización de tecnologías no autorizadas.  Por lo tanto, este instrumento tendrá que ser complementado con otras herramientas, como los Informes Freedom to Operate (Libertad para Operar) y la Vigilancia Tecnológica, a fin de poder llegar a resultados más exactos y suprimir el riesgo de infracción de derechos.

El ejercicio de la tropicalización como herramienta empresarial debe estar supeditado a una estructura sólida a seguir o, por lo menos, a una estrategia interna detallada, específicamente porque no sólo se deben observar las necesidades de la empresa sino las condiciones de diversa índole de la misma y del país o Estado, ya que no es lo mismo tropicalizar una tecnología en Africa que en Sudamérica, por ejemplo.

Por otro lado, la ejecución de la tropicalización de tecnologías puede generar nuevas patentes a partir de la información obtenida e incluso redireccionar o emprender una línea de investigación dentro del área de innovación empresarial.

En conclusión, este proceso de tropicalización en una empresa no es sencillo y rápido como buscar en una base de datos y usar la información recopilada, sino todo lo contrario, ya que para ello se debe contar con una metodología plenamente identificada que tome en cuenta principalmente las necesidades de la empresa y la propiedad intelectual.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: